Bono, vocalista de la banda irlandesa U2, hizo una visita relámpago a la ciudad de Guadalajara, invitado por Guy de Laliberté, fundador del Cirque du Soleil, quien viajó con él desde Montreal, Canadá.

El cantante fue uno más de los 2 mil 500 espectadores reunidos en la función del martes del espectáculo Saltimbanco .

Acompañado de un discreto equipo de seguridad, Bono llegó a la Gran Carpa Soleil y fue reconocido por algunos asistentes que lo ovacionaron, situación a la que hizo caso omiso.



Antes de finalizar el show , el cantante se dispuso a abandonar el recinto y apresuró el paso cuando de nuevo recibió algunos aplausos.

Tres fanáticos intentaron tomarle fotografías con sus teléfonos celulares pero fueron repelidos por el equipo de seguridad. Bono lucía un sombrero tejano, sus habituales gafas oscuras y un atuendo negro.

Después de tomarse fotografías con el elenco de Saltimbanco se dirigió a cenar con Guy de Laliberté junto a siete personas más, reunión donde fue alcanzado por el intérprete Alejandro Fernández, ya entrada la madrugada.

Bono pernoctó en un hotel donde se registró con su nombre real, Paul Hewson.

Al mediodía del miércoles dejó el lugar, pero accedió a firmar autógrafos y tomarse algunas fotografías, quitando por unos momentos la tranquilidad habitual del lobby y robando la atención de los escritores que se reúnen en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Trascendió también que Bono visitó algunos lugares para elegir el idóneo para ofrecer su concierto Vértigo 05 el próximo año en esta ciudad. El Universal