Las autoridades colombianas enviarán la próxima semana a México 60,000
teléfonos celulares
en desuso entregados por usuarios, dentro de una
campaña para evitar efectos contaminantes, informó hoy el Ministerio de
Ambiente.


Los aparatos móviles desechados y sus accesorios, conocidos como
“basura celular”, fueron depositados por
colombianos dentro de una
campaña promovida desde hace dos años por el Ministerio y las empresas
privadas de telefonía celular.

El ministro de Ambiente, Juan
Lozano Ramírez, supervisó el traslado de los aparatos a la zona de
carga del aeropuerto Eldorado, de Bogotá.

“Este es un
esfuerzo conjunto con los operadores y fabricantes de telefonía móvil y
con una compañía especializada para la exportación, que cuenta con
todas las autorizaciones para transportar y almacenar adecuadamente”,
explicó Lozano.

Recordó que la campaña busca “disponer
adecuadamente equipos celulares en desuso” que pueden tener efectos
adversos en el medio ambiente.

“Estamos muy satisfechos
porque hay una reacción que es muy favorable y un crecimiento muy
importante de la conciencia de la gente devolviendo sus equipos”,
manifestó el ministro.

Añadió que “es importante que la
gente vea que devolviendo los celulares en desuso, logramos que el
efecto ambiental sea favorable y que se pueden sacar los productos
dañinos, que aquí no tenemos manera de reciclar”.

Según
estudios técnicos, los teléfonos móviles viejos tienen componentes que
conllevan riesgos para la salud humana, ya que producen enfermedades
respiratorias y cutáneas o pueden ser cancerígenos.

La telefonía móvil celular se estableció en Colombia en 1994 y actualmente los abonados superan los 25 millones. El Economista