La polémica de la homofobia del conductor Esteban Arce esta en su apogeo, como su programa no es muy visto, la noticia ha ido fluyendo poco a poco por las redes sociales y los correos electrónicos, aunque haya gente que eso no lo entienda como Alvaro Cueva en su columna de hoy que hasta lo defiende por el hecho de que la noticia es del año pasado (18 de diciembre).

Paola Rojas, Carlos Loret de Mola, Monica Garza entre muchos otros de sus colegas se han pronunciado en contra de sus palabras ya sea en twitter o bien en sus columnas:

Carlos Loret:

Con el mismo respeto, considero que un debate que tiene que ver con la moral pública no puede aspirar a la unanimidad, pero tampoco puede llevarse a cabo —mucho menos conducirse— entre descalificaciones, discriminaciones, insultos y rabia. No en lo privado, mucho menos en lo público como lo hizo Esteban Arce.

@PaolaRojasH:

RT @roro: opinaras sobre lo que dijo Arce o te diciplinaras?// Estoy totalmente en desacuerdo con las opiniones y la actitud de Esteban.

@MonicaGarzaG

A mi me cae bien Esteban Arce, pero que manera de regalrla, de ANTOLOGIA!! Buen dia a todos!

Me he puesto a investigar un poco sobre otras polémicas que ha habido en su programa y he encontrado no solo un vídeo donde se ve el fanatismo religioso del Sr. Arce:




Esta fue mi primera señal de que esto ya era fanatismo religioso por lo que puse a buscar mas información y encontré un blog que recopila sus columnas que hacia para el diario deportivo Record para sorprenderme con mas datos que solo confirman mi tesis:

Aquí algunos extractos de sus columnas para que juzguen ustedes mismos:

Criticando las películas de Harry Potter, Crepusculo y El codigo DaVinci en columna que titulo “Los libros Magicos”:

Los tres buscan, supuestamente, el entretenimiento sano, pero encerrando un enmarañado plan de confundir a adultos, niños y ahora jóvenes de los valores fundamentales de las creencias y fe cristianas de occidente.

O bien una critica al periodista Rafael Cardona:

Su crítica áspera se resumía al laicismo, evocó épocas cristeras, desestimó lo importante que era el evento en un país como México, en donde las instituciones se desmoronan y la familia es la más importante como para no ocuparse de ella y para solamente centrarse en lo individual, en las formas. En fin, un desperdicio de segmento, de tiempo y de espacio.

La critica a Barack Obama y el aborto:

Durante su paso por el Senado de EU, Obama fue quien más promovió el aborto, al grado de intentarlo legalizar hasta los ocho meses de gestación, sin darle valor y dignidad a quienes todavía no se pueden defender.

Cuando en el D.F. se legalizo hasta las 12 semanas.

Hablando mal de los que adoptan, o de las madres solteras, bueno, el señor es todo un mocho de la vela perpetua!
Toda una serie de estupideces que emiten quienes o no tienen nada que decir o desconocen cualquier escala de valores humanos. Son los mismos que aplaudieron a Ricky Martin por traer al mundo a un par de niños sin madre, los que hablan de karmas, regresiones, energías, dimensiones, libertades y cuanta fantochada está de moda.

Y seguimos con los valores tradicionales bla bla bla…

Hoy el gobierno capitalino despenaliza el adulterio, valida el aborto, la eutanasia, las uniones entre individuos del mismo sexo, pretende validar el uso personal de drogas y cuanta medida se enfrente a los valores de familia que hoy son de lo poco que nos queda.

La campaña ‘Elige estar bien contigo’ la enarbola el ‘sensacional’ grupo RBD, en donde encontramos de todo, menos buenos ejemplos para los niños y los jóvenes. Insisto en que el esfuerzo es muy bueno, pero se tiene que sujetar con bases que le den sentido a la propuesta, porque si no será una campaña frívola que únicamente buscará ciudadanos guapos, sanos, ecológicos y a la vanguardia de la tecnología, pero sin escrúpulos y verdaderamente peligrosos.

Ya ni hablar de cuando defendió a los legionarios de Cristo.

Y para terminar me gustaría aclarar que es muy diferente tener una religión e incluso difundirla y otra muy diferente es el fanatismo y la intolerancia religiosa.