La modelo Elsa Hosk fue la encargada este año de portar el millonario brasiere del desfile de Victoria’s Secret.