¡Habemus ceremonia del Ariel! Después de pasar por un periodo de penumbra en meses recientes, el titular de la Academia Mexicana de Artes Cinematográficas (AMACC), Ernesto Contreras, dijo que la ceremonia 61 de entrega del máximo galardón del cine mexicano se realizará de forma quirúrgica, en tiempo y forma, el próximo 24 junio en la Cineteca Nacional.

Expresó: El país entero ha vivido unos meses de cambio, reajustes y redefiniciones; nosotros, atentos a ello, quisimos adaptarnos y hacer la ceremonia de la entrega del Ariel porque nos parece importante para nuestra cinematografía.


Esta ocasión, el Palacio de Bellas Artes no será sede de la ceremonia, como se hacía tradicionalmente; la Cineteca Nacional es el recinto donde se entregará el Ariel. Al respecto, el director de Amor en otro idioma dijo: “El Palacio de Bellas Artes es el escenario más importante de las artes en nuestro país, pero considero que hay que dar otros pasos, enviar otros mensajes y que la Cineteca Nacional es la casa del cine nacional, un espacio amoroso para nuestras películas, donde mejor las tratan, donde se ha logrado un modelo de éxito; a donde es toda una experiencia llegar.

Entonces, consideramos que ahí debía llevarse a cabo. Por un lado, nos permite hacer una ceremonia mucho más sobria, acotada, contenida y al mismo tiempo abrirla al público. Una actividad incluyente y abierta, a diferencia de Bellas Artes, donde ya no cabemos porque somos muchos.

El director de Párpados azules dijo que el mensaje de hacer la entrega del Ariel, después de padecer meses en el aire por falta de presupuesto para su realización es que, por un lado tiene que ver con la apertura y por otro con ser congruentes con las prioridades, lo que como Academia queremos lograr. Si bien esta actividad es la más visible, hacemos mucho más cosas, como restauración de películas; impartir cursos y clases magistrales, o ciclos de exhibición. Finalmente, consideramos que era necesario romper ese paradigma y decir hagámoslo para todos aquellos que nos quieran acompañar.

Sobre las dificultades que tuvo que sortear para la entrega 61 del Ariel, Contreras dijo: “Ha sido complicado porque hemos tenido que adaptarnos a ciertos cambios. Para decirlo claro, la Academia recibía un presupuesto etiquetado y ese dinero desapareció. Después vino toda esa cuestión con las asociaciones civiles –la AMACC es una AC–, así que tuvimos que encontrar otras formas de colaboración y de sumar esfuerzos.

Público general

Llegaron los recursos que tenían que llegar; es una suma de esfuerzos entre las secretarías de Cultura Federal, la de la Ciudad de México, la Cineteca Nacional, el Instituto Mexicano de Cinematografía y patrocinadores, explicó.

El también director de Las oscuras primaveras detalló la ceremonia del Ariel en la Cineteca Nacional: Va a tener lugar en la sala 1, que tiene una capacidad para 380 personas, donde estarán los nominados al premio con sus acompañantes, algunas autoridades y conductores. El resto de los invitados estarán en salas 2 y 3; las salas 7, 8, 9 y 10 estarán abiertas al público; además, si no llueve, la ceremonia se trasmitirá por pantalla al aire libre. Para mí es el gran cambio en esta actividad. Juntando todo, a las salas acudirán alrededor de 2 mil personas, más el público de la pantalla al aire libre.

El año pasado la ceremonia del Ariel tuvo un costo de alrededor de 3.5 millones de pesos; en 2019, señaló, será un poco menos de lo que costó la entrega pasada.

Como se sabe, la cinta Roma es la gran favorita, con 15 postulaciones al premio. Sobre si el director Alfonso Cuarón acudiría a la ceremonia, Contreras informó: Platiqué con él un día antes de la entrega del Óscar, y mostró interés en asistir; a ver si su agenda se lo permite.

En relación con las declaraciones que hizo el actor Damián Alcázar de que era más importante darle de comer a los niños que la entrega del Ariel, Contreras informó: Damián es un amigo muy querido, es el máximo ganador del Ariel; tuve la oportunidad de platicar con él después de lo que se publicó y me dijo que se habían malinterpretado sus palabras, que cree en el trabajo de la Academia y estará presente en la ceremonia. Hay muchas opiniones y puntos de vista, pero lo más importante es seguir trabajando. La ceremonia, más allá de la entrega de premios, es esa posibilidad de crear comunidad; de rencontrarnos, reconocernos, reflexionar, y por eso el empeño que hemos puesto para que la continuidad de la entrega no se rompiera.

Contreras finalizó: Ha habido una apertura de las autoridades; el diálogo que se da en la Cámara de Diputados sobre la Ley Federal de Cinematografía es un espacio que difícilmente se hubiera dado, y la Academia está participando. Por otro lado, el contacto con la Secretaría de Cultura también es constante, entonces la Academia está aquí por algo; por todo lo que hace, incluidos los galardones que son los más importantes del país, porque es una premiación que se da entre pares, en la cual la comunidad es la que vota.