Bill Withers, cantautor de éxitos de la década de lo 70 que han superado la prueba del tiempo como Lean on Me, Lovely Day y Ain’t No Sunshine, falleció de complicaciones cardiacas, dijo su familia en un comunicado enviado a Ap. Tenía 81 años.

El artista, ganador de tres premios Grammy, que se retiró de la música a mediados de los años 80, murió el lunes pasado en Los Ángeles, indica el comunicado. Su deceso llega en un momento en que el público ha recurrido a su música como inspiración durante la pandemia del coronavirus, con profesionales de la salud, coros, cantantes y otros publicando sus propias versiones de Lean on Me para ayudar a pasar estos tiempos difíciles.


Estamos destruidos por la pérdida de nuestro querido y dedicado esposo y padre. Fue un hombre solitario con un corazón determinado a conectar al mundo entero mediante su poesía y su música, que le habló con honestidad a la gente y conectó una con otra, dice la misiva. Así de privada como fue su vida con su familia y amistades íntimas, su música le pertenece al mundo por siempre. En estos tiempos difíciles, oramos porque su música les dé consuelo y entretenimiento mientras los fans se aferran con fuerza a sus seres queridos.

Las canciones que Withers lanzó durante su breve carrera han sido parte de la banda sonora de incontables compromisos, bodas y fiestas. Tienen melodías poderosas y ritmos perfectos combinados con una voz suave que transmite honestidad y emociones complejas, sin apelar a acrobacias vocales.

Lean on Me, oda a la amistad, fue interpretada en las ceremonias de investidura de los presidentes Barack Obama y Bill Clinton. Este tema, junto a Ain’t No Sunshine, se incluye en la lista de Rolling Stone de las 500 mejores canciones de todos los tiempos.

Es el último hombre común afroestadunidense, dijo el músico Questlove a Rolling Stone en 2015. Bill Withers es lo más cercano que tiene la gente negra a Bruce Springsteen, agregó.

Tesoro de la música estadunidense

Su deceso generó una ola de mensajes de aprecio en redes sociales incluso de la ex asesora de Obama Valerie Jarrett, que dijo que la música de Withers había sido una parte preciada de su vida. En tanto, el cantante José James dijo que ahora más que nunca necesitamos el mensaje de unión de Whithers y Billy Dee Williams tuiteó que su música me alegró el corazón y me apaciguó el alma.

Withers, quien superó la tartamudez de su infancia, fue el último de seis hijos de una familia en el poblado minero de Slab Fork, Virginia Occidental.

Se incorporó a la Armada a los 17 años y prestó nueve años de servicio como mecánico de aviación instalando inodoros. Tras ser dado de baja, se mudó a Los Ángeles y trabajó en una fábrica de partes para aviones, pero compró una guitarra en una tienda de empeño y grabó muestras de sus canciones con la esperanza de conseguir un contrato discográfico.

En 1971, Whitters firmó con Sussex Records y lanzó su primer álbum, Just As I Am, con el gran Booker T. Jones al timón. El disco incluyó los éxitos Grandma’s Hands y Ain’t No Sunshine, inspirada por la película de Jack Lemmon Días de vino y rosas.

Ain’t No Sunshine originalmente se lanzó como lado B de su primer sencillo, Harlem. Sin embargo, los DJs de la radio le dieron la vuelta al disco y el tema llegó al sitio 3 de las listas de popularidad de Billboard y se mantuvo por 16 semanas en el Top 40.

Withers generó más éxitos al año siguiente con Lean on Me, la amenazante Who Is He (and What Is He to You) y la ajustada Use Me en su segundo álbum, Still Bill.

Más tarde lanzó la notable Lovely Day, coescrita por Skip Scarborough y en la que sostuvo la palabra day por casi 19 segundos.

Recibió premios Grammy como compositor de “Ain’t No Sunshine” en 1971 y por Just the Two Of Us en 1981.

En 1987 obtuvo su novena nominación y tercer gramófono como compositor del éxito de 1972 Lean on Me, regrabado por Club Nouveau.

En 2015, Bill Whiters fue incorporado al Salón de la Fama del Rock and Roll.

AP