81.000 “entregados” fans saludaron esta noche en el estadio del Nou Camp de Barcelona al rey Bono y su séquito de U2 en el concierto más multitudinario de la gira mundial “Vertigo 2005” del grupo irlandés de presentación de su último disco, “How to dismantle an atomic bomb”.

Con puntualidad irlandesa, cinco minutos antes de las 22,00 horas previstas, ha arrancado el cuarteto el primero de los tres conciertos que tiene previsto en España.



Bono, con sus inconfundibles gafas de sol y vestido de negro con galones rojos, ha dado el pistoletazo de salida con la frase con la que empieza todos los conciertos de la gira: “uno, dos, tres…catorce”.

La primera canción ha sido precisamente de su último álbum, “Vértigo”, tema con el que también han cerrado el concierto pasada la medianoche.

Todo en esta gira es enorme, 30 camiones articulados, un escenario de grandes dimensiones con dos pasarelas laterales que se abrazan sobre el público y…81.000 bocas que han coreado todas las canciones con el actual rey Midas del rock, Bono, el cantante de las buenas causas. Quizá por esa razón, las magnitudes en que se mueve la gira hayan adquirido esta noche en Barcelona mayor sentido en un estadio acostumbrado a celebrar la importancia del jugador número 12.

El público, de todas las edades, ha dado muestras de seguir con devoción a Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen, al cantar hasta la extenuación en la primera parte de la velada temas ya clásicos del rock como “Electric Co”, “Elevation” o “New year”s day” -casi un himno-.

Luego ha sido el turno de “Beautiful day”, durante la cual Bono se ha enfundado una bandera catalana, tema que ha concluido con un fragmento de “Here comes the sun” de los Beatles y un “Feliz Cumpleaños” para The Edge.

Al bueno de The Edge aún le aguardaba una sorpresa, cuando al final de la noche Bono le ha entregado una camiseta del FC.Barcelona con el número 10, el de Ronaldinho, ha recordado el cantante.

El repaso de clásicos ha incluido temas como “I still haven”t found what I”m looking for” o “Sunday Bloody Sunday”, con el que U2 ha lanzado un mensaje de paz -en el telón luminoso la media luna islámica, la estrella judía y la cruz católica formaban la palabra “Coexist”-.

En esta segunda parte del concierto no han faltado temas de su último disco como “City of blinding lights”, “Miracle drug”, “Sometimes you can”t make it on your own” o “Love and peace or else”.

Sin abandonar el tono ONG en que se mueve Bono en los últimos tiempos, cuando U2 ha cantado “Miss Sarajevo”, el líder del cuarteto irlandés ha tenido unas palabras por las víctimas de los atentados de Londres, Turquía, Madrid o Nueva York, todas cometidas por “monstruos”, ha dicho.

“Pride (In The Name Of Love)”, “One” han cerrado el concierto en primera instancia con un nuevo mensaje solidario: Bono ha pedido a todos los que tenían un móvil -eran legión- que enviará un mensaje SMS con el nombre “africa” y el nombre y los apellidos.

Con los bises previstos han llegado nuevos temas como “Zoo Station”, “The Fly” y otro de los himnos del grupo, “With or without you”.

“Vertigo” ha dado fin a dos horas y cuarto de deleite para unos fans que no olvidarán la velada del 7 de agosto de 2005 en el Nou Camp, aunque comienza a haber síntomas de cansancio entre sus seguidores, algunos de los cuales creen que el nuevo disco es “más de lo mismo”. La próxima cita en Anoeta, San Sebastián, dentro de dos días. EFE