Robert Wise, director de legendarios filmes como La novicia rebelde y Amor sin barreras, murió el miércoles. Tenía 91 años.

Durante una carrera que abarcó medio siglo, Wise filmó en una variedad de géneros y colaboró con Orson Welles en El ciudadano Kane.

Pero cosechó su mayor éxito de público -y cuatro premios Oscar-con La novicia rebelde (The sound of music) y Amor sin barreras (West side story), dos de las películas musicales más populares de todos los tiempos.



Wise falleció el miércoles de un fallo cardiaco tras ser ingresado en el Centro Médico de la Universidad de California, en Los Angeles, aquejado de una dolencia, dijo su agente Lawrence Mirisch.

Mirisch indicó que Wise parecía gozar de buena salud cuando cumplió el sábado 91 años.

Su esposa, Millicent Wise, se encontraba en la ciudad española de San Sebastián para recibir en nombre de Wise un homenaje durante el festival de cine. Al ser informada de la noticia partió de inmediato para Los Angeles.

Dirigió 39 películas, que abarcaban desde la ciencia ficción (El día que paralizaron la tierra), hasta dramas (¡Quiero vivir!), cine bélico (Run silent run Deep) y westerns (Tribute to a bad man).

Fue postulado para un Oscar por el montaje de El ciudadano Kane.

“Prefiero hacer lo mío, que consiste en elegir proyectos que me introduzcan en toda clase de géneros”, dijo en una entrevista. “No tengo un género preferido. Sólo busco el mejor material que pueda encontrar”.

Si bien muchas de sus películas adquirieron estatura de clásicos, sus dos musicales las superaron de lejos en el favor del público.

Wise compartió con Jerome Robbins el Oscar al mejor director en 1961 por Amor sin barreras y volvió a ganarlo en 1965 por La novicia rebelde. Ambas también recibieron el galardón a la mejor película.

Amor sin barreras era una adaptación del tema de Romeo y Julieta a los barrios pobres de Nueva York. Con música de Leonard Bernstein, ganó 10 Oscar.

La novicia rebelde, que relata cómo la familia de cantantes von Trapp huyó de la Austria dominada por los nazis, ganó cinco Oscar, y durante muchos años fue el filme más taquillero de todos los tiempos.

Wise consideraba a Welles, con quien colaboró en el montaje de Soberbia (The magnificent Ambersons), “el hombre más parecido a un genio que yo haya conocido”.

A lo largo de los años, “El ciudadano” ha encabezado muchas encuestas como el mejor filme de todos los tiempos.

Wise nació en Winchester, en Indiana, en 1911.

Fue presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, la institución que otorga los Oscar, así como del Directors Guild, el gremio de los directores de cine.

Además de las cuatro estatuillas, recibió el premio Irving Thalberg -un Oscar especial a la trayectoria -en 1966 y el premio D.W. Griffith del gremio de directores.

Su última película, Rooftops (1989), fue un nuevo intento de realizar un musical urbano como Amor sin barreras, pero con música pop moderna. No tuvo éxito de público, pero sí elogios de la crítica. AP