Por primera vez en la historia de La academia,
Lolita Cortés interrumpió la actuación de un alumno al manifestar su
enfado por lo que estaba presenciando. Ni siquiera sucedió con la patetica de Jolette
de la cuarta generación, y a quien tanto criticaba.


Marbella, quien interpretaba
"Mírame a los ojos", que hizo famoso el desparecido grupo OV7, se desmoronó ante los duros comentarios de los críticos.

"Nunca había llegado a esto, es increíble que teniendo un hit, una
canción que no es de los mejores cantantes pero sí tenían una gran
fuerza en el escenario se deshaga de esta forma".

"Este tema era para explotarse al máximo, tus compañeros se están
rompiendo el alma bailando pero la que tiene que guiar a este ensamble
eres tú y no te ves, estás gris. Perdón, pero es desesperante estar
repitiéndolo y no se puede permitir más", apuntó Lolita Cortés.

Enseguida los profesores se manifestaron en
desacuerdo; no obstante, la falta de micrófonos les impidió hablar y
expresar su opinión públicamente. Lo anterior quizá, a que minutos
antes, el director de La academia, Jessie Cervantes, interrumpió los comentarios que también tachaban el número de Renata.

El resto del jurado, con respecto al desempeño
de Marbella, coincidió con Cortés en que no quieren ver un karaoke o un
festival, aunque Arturo López Gavito añadió que es un exceso sugerir
que se detenga la canción.

Por su parte, la alumna Jacqueline, aunque
mostró avances en su preparación y no olvidó la letra de su canción
como ocurrió en los dos primeros conciertos, fue expulsada ayer de la
quinta generación de La academia tras enfrentar duras críticas del jurado y lamentar el estado de salud de su compañero Sebastián.

Los especialistas del panel al resaltar que
Jacqueline aprovechó el escenario como ningún otro de sus homólogos lo
había hecho, reconocieron que el trabajo de la novel cantante se había
superado al interpretar "¿Dónde irán?"; sin embargo, la decisión del
público ya se había tomado.

"Me voy llena de emociones, de sentimientos positivos y
negativos, de todo un poco. Viví una catarsis porque entras siendo una
persona y en el transcurso de los días te vas conociendo más. Las dos
semanas pasadas no me mostré correctamente y eso se reflejó en el
escenario y en la voz. Las clases fueron un gran regalo para mí", dijo
Jacqueline a su salida.