El legendario artista Bob Dylan ofreció
anoche un memorable concierto en Ciudad de México, su primera escala de
una gira que lo llevará por América latina.

Dylan se presentó junto con su banda ante 9000 personas en el
Auditorio Nacional de la capital mexicana, en la que no tocaba desde
inicios de la década de ´90.


El cantante, enfundado en un sobrio traje negro, camisa blanca y un
sombrero gris claro, no vaciló en comenzar de inmediato su show y
apenas salió al escenario –sin saludo de por medio- comenzó a
interpretar "Rainy Day Women #12 & 35".

"Crecimos escuchando su música, no había forma de que nos
perdiéramos su show esta noche", dijo Esteban Cabrera, un profesor
retirado de 62 años, quien cantaba emocionado de la mano de su esposa.

La noche tuvo un momento de euforia cuando sonaron los
primeros acordes de "Things Have Changed", corte que Dylan compuso para
la película "Wonder Boys", y que le valió el Oscar a la mejor canción
en el 2000, premio que lo acompaña en sus presentaciones colocado sobre
un amplificador.

Aunque el sonido por momentos no fue el óptimo, la emotividad
siguió aumentando y alcanzó la cumbre con canciones como la emblemática
"Like a Rolling Stone" o con "Blowin´ In The Wind", con la que cerró su
presentación de casi dos horas.

Dylan ofrecerá otro recital hoy en el mismo foro, para después
presentarse el viernes en la norteña ciudad de Monterrey y el sábado en
la occidental Guadalajara.

Próximos destinos. El "Never Ending Tour" de Dylan, a
quien el año pasado le fue conferido el Premio Príncipe de Asturias en
la categoría de Artes, continuará en Brasil, Chile, Argentina y
Uruguay.
La Nacion