El actor y comediante de televisión, Miguel Galván,
perdió la vida la noche del lunes en el hospital donde era atendido por
problemas de salud que le aquejaban, además permaneció casi un mes en
terapia intensiva.


Aunque no se informó cuál fue la causa de muerte, su cuerpo fue
trasladado a la funeraria Gayosso ubicada en la colonia Del Valle a la
medianoche, donde familiares y amigos cercanos le acompañan a puerta
cerrada en el velatorio número cinco.

Fuentes médicas aseguraron que el comediante padeció diabetes y
diversas complicaciones con la presión arterial, además fue sometido
cada tercer día a hemodiálisis, tratamiento utilizado para pacientes
con fallas renales.

No obstante, en el periodo que permaneció hospitalizado al sur de la
ciudad, los médicos que atendían a Miguel Galván, temían falleciera de
un infarto por la inestabilidad de la presión arterial.

Familiares dijeron a EL UNIVERSAL que no permitirán la entrada a los
medios de comunicación porque prefieren acompañarlo en su última noche
con cuerpo presente y será hasta las primeras horas de este martes
cuando permitan el acceso.

Galván, mejor conocido como La Tartamuda
saltó a la fama después de interpretar en un comercial de televisión a
un presidiario con el rostro sucio y ademanes cómicos, mismos que le
valieron para interpretar personajes serios.
El Universal