Las declaraciones de Valeria Liberman acerca de que
Cristian Castro la golpeó en varias ocasiones inclusive una mientras estaba embarazada, al igual que a su mamá,
Verónica Castro convencieron al juez que lleva el caso de que el
cantante es una persona violenta y por ello restringió las visitas a sus hijos.

Así, la abogada argentina ganó esa petición de su demanda de divorcio
en la primera audiencia realizada en la Corte de lo familiar en Miami.


El juez Jerald Bagley ordenó que Castro visite a sus hijos, Simone y
Mikhail Zaratustra, de forma restringida por 4 horas a la semana y bajo la supervisión de un
asesor familiar, además deberá entrar en un programa para padres de
familia y asistir a terapia psicológica para controlar su ira.

La pareja no logró evitar que la prensa estuviera presente en la
primera audiencia, como lo habían solicitado, pues varios medios de
comunicación cubrieron el inicio del proceso de divorcio.

Ayer se supo que el cantante había insultado a su aún esposa durante un
concierto en Los Angeles, pues ante un pedido del público de que la
mandara a la "chingada" el cantante dijo: "sí, que se vaya a la
chingada".