Las autoridades retiraron los cargos contra el actor estadunidense Kevin Spacey, acusado de ataque al pudor y agresión sexual en el estado de Massachusetts, en un caso que había sido debilitado por la propia víctima.

Este resultado era esperado después de la audiencia del 8 de julio, durante la cual William Little, el joven que presuntamente había sido agredido por Spacey en julio de 2016, decidió guardar silencio para no incriminarse.


En una carta dirigida el miércoles al juez, el fiscal Michael O’Keefe, responsable en la isla de Nantucket, donde presuntamente ocurrieron los hechos, dijo que retiraba los cargos por la falta de disponibilidad del testigo que presentó la denuncia.

Esto es una bofetada para el propio O’Keefe, que hasta la fecha ha sido el único que ha acusado a Kevin Spacey, sujeto de otras investigaciones en Estados Unidos y Reino Unido.

Sin embargo, la decisión sólo tendrá consecuencias limitadas en la carrera del actor, de 59 años, que está paralizada desde que se dieron las primeras acusaciones en su contra por agresión sexual, en noviembre de 2017.

En este caso, el actor fue acusado de haber puesto la mano sobre los genitales de Little, de 18 años, en un bar, Little, luego de haberlo invitado a beber, en julio de 2016.