El cantante mexicano Gustavo Nakatani Ávila, mejor conocido como Yoshio, murió este miércoles, informó la Asociación Nacional de Intérpretes.

“A sus familiares y amigos les mandamos un abrazo solidario con nuestras más sentidas condolencias”, escribió la Asociación.


El cantante, quien nació en 1959, permanecía internado desde el pasado 2 de mayo debido a complicaciones de COVID-19.

De ascendencia japonesa, Yoshio tuvo gran éxito en las décadas de los 70 y 80.

Unos días antes, el 26 de abril, Yoshio ofreció un concierto vía streaming desde su cuenta de Facebook, al que tituló Unidos en casa, en el que compartió con sus seguidores -quienes lo acompañaron durante sus cuatro décadas de trayectoria- el gran amor que siempre le tuvo a la música.

“La situación es grave, está en estado crítico, sigue intubado, está en terapia intensiva. No ha habido ningún cambio, por lo menos no se ha agravado su situación. Está así desde el sábado”, declaró en entrevista con el periodista Javier Poza hace unos días.

“Nosotros estamos guardados en cuarentena, él desde una semana antes de que todo mundo se guardara. Él decidió el 10 de marzo ya no salir. Nosotros ya a partir del 15, estuvimos siguiendo todas las indicaciones (…) la semana pasada empezó con fiebre y un día de diarrea fuerte, pero nada más”, expresó.

Hijo de un inmigrante japonés y una mujer mexicana, Yoshio comenzó su carrera musical a finales de los años 70, y desde entonces desarrolló su trayectoria como baladista romántico grabando 26 álbumes. Fue ganador del emblemático Festival de la canción OTI (Organización Televisiva Iberoamericana) con el tema “Lo que pasó, pasó”, composición de Felipe Gil, en 1981, siendo su álbum más reconocido “Samurai”. En 1982 representó a México en Tokio, dentro del Festival de la canción popular Yamaha, donde fue ovacionado.

A su familia se le atribuye la creación de los cacahuates japoneses en México, siendo su padre Yoshigei Nakatani Moriguchi un empresario que le heredó su gusto por la música.

Pese a su herencia, Yoshio no hablaba japonés, y fue su padre quien le otorgó el nombre artístico que lo acompañó hasta el final de sus días, que según la bitácora que lo honra en el Auditorio Nacional, quiere decir “Hombre noble”.

Via: Infobae