La siguiente noticia es publicada aqui solo por razones personales con el fin de que el caso sea investigado a fondo. Disculpen las molestias por el off-topic.

Querétaro, Qro. Un velo de misterio cubre la muerte de un contador al
interior de su domicilio, quien de acuerdo a los resultados de la
necropsia murió a consecuencia de una broncoaspiración.



Sin embargo, había bastante desorden en las habitaciones y se robaron varios aparatos eléctricos, así como su automóvil, un Jetta modelo 2006, además de que no se encontraba su cartera, donde traía su tarjeta de débito, misma que registró el banco, fue usada en al menos diez ocasiones en diversos centros comerciales.

El hermano de la víctima fue quien lo encontró aún con vida y en lo que fue a avisar a sus demás familiares sobre el estado en que éste se encontraba, al regresar una hora más tarde, lo encontraron muerto.

Los hechos ocurrieron en la casa marcada con el número 224 de la calle Asteroides en la colonia Rancho San Antonio, propiedad de Víctor Pineda Morales, quien fue descubierto por su hermano Jaime, quien había acudido al domicilio, donde hacía trabajos de carpintería.

No estaba el auto

Señala que por la mañana fue a casa de Víctor y como traía llaves de la misma, se dispuso a abrir, sin embargo la puerta se encontraba entreabierta, percatándose que no estaba el Jetta de su hermano, presumiendo que su familiar se había ido a trabajar.

Una vez en la sala, notó la presencia de dos botellas de vino, una de Torres y otra más de Tequila, ésta última ya vacía; mientras que la de Torres todavía tenía un poco de líquido. También había dos vasos.

Pero se le hizo raro, ya que Víctor no acostumbraba emborracharse debido a que hace unos años le hicieron un transplante de riñón y si tomaba, sólo era esporádicamente y en cantidades bajas.

Estaba muy mal

Así las cosas, entró para hacer su trabajo de carpintería, acompañado de uno de sus hijos, notando que la recámara de su hermano estaba cerrada; pero minutos más tarde fue al cuarto, donde lo encontró sólo en calzoncillos y una playera, además se le hizo raro que la cama no se encontraba en su lugar habitual y faltaban algunos aparatos eléctricos.

Enseguida fue hacia su hermano, quien había vomitado en la habitación, por lo que procedió a limpiarlo con papel higiénico y trató de subirlo a la cama; incluso pidió la ayuda de su hijo; pero no pudieron con él, optando por traer un colchón de otra habitación para recostarlo.

Dice que lo acostó de lado y hasta le puso un trapo por si volvía a vomitar, mientras que fue a casa de su hermana para comentarle cómo había encontrado a Víctor, que a todas luces notaban que se había puesto una "borrachera".

Se murió

Pero al llegar nuevamente a la casa notaron que éste ya no respiraba, dándose cuenta de inmediato que estaba muerto, por lo que procedieron más tarde a dar parte al Ministerio Público.

Las autoridades ministeriales acudieron al lugar de los hechos para hacer la inspección y ordenar el levantamiento y traslado del cadáver al SEMEFO para la práctica de la necropsia de ley.

Cabe mencionar que además del coche, desaparecieron de la casa un estéreo, un DVD, una consola de video juegos, una radio grabadora y varios discos compactos que eran de la colección de Víctor. Además revisaron su pantalón y ya no se encontraba su cartera ni su teléfono celular.

Declara su jefe

Hilmar Raúl Noriega Saez, quien era el jefe de Víctor en la empresa Crown, donde laboraba, es uno de los amigos más allegados al occiso, incluso andaba con él en varias ocasiones.

El jueves, para ver el partido de las Chivas contra el Toluca, no fue la excepción y quedaron de que Víctor pasaría por él desde en la mañana, irían a dejar el carro de éste al taller y por la tarde, Víctor lo llevaría nuevamente a recoger el auto y de ahí se irían al Free Time para ver el partido.

Sin embargo, como todavía no estaba arreglado el coche de Hilmar, éste le comentó a Víctor que mejor se adelantara y que él lo alcanzaría en el citado antro para ver el partido, lo que así aconteció.

Tomaron cervezas

Dice Hilmar que minutos después llegó a hacerle compañía y estuvieron platicando y viendo el partido; pero además cada uno se tomó unas cuatro cervezas mientras estaba el encuentro.

Asegura que en ningún momento estuvieron en contacto con nadie dentro del Free Time, sólo ellos dos; es decir, que no platicaron con mujeres y no hicieron amistad con persona alguna.

Posterior al término del partido, se fueron a comer tacos, allá por la vía del tren y una vez ahí se despidieron y cada uno se retiró a sus respectivos domicilios en sendos automóviles.

Usaron la tarjeta

Que no supo más de Víctor hasta que le avisaron por la mañana que había fallecido y una vez que le comentaron lo del robo, éste llamó a Banamex por la tarde para que cancelaran la tarjeta de débito de su amigo; pero fue informado por el personal del banco que ya habían hecho compras con la tarjeta en 10 ocasiones, sobre todo en centros comerciales.

La muerte de Víctor Pineda Morales encierra un velo de misterio, porque si bien el cuerpo no presentaba huellas de violencia física al exterior, sí extraña que hubiera tomado en exceso, sobre todo por su condición de transplantado, lo que le ocasionó que broncoaspirara, tal como reveló la necropsia.

¿Vuelven "narcotizadoras"?

Sin embargo habrá qué esperar los resultados de química forense y no sería descabellado decir que Víctor haya sido narcotizado; por lo que estaríamos hablando del regreso de las "narcotizadoras" a esta ciudad, sobre todo porque en los últimos casos, una de las víctimas las conoció precisamente en el "Free Time".

Ahora bien, en la declaración de Hilmar, asegura que no tuvieron contacto con persona alguna, sobre todo hace énfasis en que "con ninguna mujer", por lo que es posible que por su condición civil, que es casado, esté ocultando información si es que estuvieron conviviendo con alguien más.

Pero aún cuando todo apunte a que fue narcotizado, será difícil atribuir su muerte a las o los ladrones puesto que se debió a una broncoaspiración.

El Ministerio Público Investigador ordenó diversas pruebas al cadáver para determinar la presencia de bezodiacepinas, marihuana u otras sustancias en la sangre. También fueron aseguradas las botellas de Torres y de Tequila.

Mientras tanto, no se especificó en qué lugares se hicieron las compras con la tarjeta de débito del occiso y hasta ayer se desconocía el paradero del Jetta, propiedad de Víctor Pineda, a quien además le robaron los aparatos antes descritos y su cartera.

Caso extraño

También extraña que su hermano, al ver que la puerta estaba entreabierta y al notar desorden y la ausencia de los objetos, no dio parte a la policía en su momento y sobre todo, no llamó una ambulancia para atender a Víctor, quien está por demás saberlo, al consumir alcohol en exceso afectaba severamente su salud.

Además llama la atención que lo dejaron sólo cerca de una hora, en lo que fueron a buscar a sus demás familiares para contarles lo sucedido, en lugar de que uno de ellos se quedara a cuidarlo.

Por lo que ve al delito de homicidio, será difícil encontrar un culpable o fincar responsabilidades; pero por el lado del robo tendrán que trabajar los agentes de la PIM, quienes hasta el momento no han establecido líneas de investigación al respecto. Diario de Queretaro