El critico de televisión y amante de las telenovelas Alvaro Cueva ha publicado en su columna de Milenio lo peor de la televisión mexicana de este 2008 (aunque incluye tres serie extranjeras).

15. El show de los sueños: Como que ya va siendo hora de que alguien le reclame a los responsables de este concepto que sus ganadores, jamás hacen algo de provecho en términos artísticos, y que ahí nunca ganan los que no deben de ganar. ¡Qué abuso! ¡Qué fraude!

14. La academia: Hay dos cosas que yo jamás le voy a perdonar a la última versión de este reality: que haya olvidado la esencia humana de La academia y que, a falta de impacto, haya tenido que sobreexplotar a Luis Armando para medio sobrevivir. ¡Qué vergüenza!

13. Latin american idol: Si El show de los sueños y La academia fueron un asco, este reality musical de Sony estuvo todavía peor por la miseria de su producción y por haber incluido a concursantes con toda una carrera artística detrás como Pako. ¿Qué onda con eso?

12. Mujeres asesinas: Sí, tuvo mucho éxito, pero las drogas también se venden y no por eso son buenas. ¿O sí? ¿De qué sirve hacer campañas para proteger a las mujeres de los ataques de los hombres si la televisión nos regala esta clase de programas? ¡De qué!

11. El cártel de los sapos: Independientemente de que no era el momento de que Unicable importara una emisión como ésta, sobre la vida privada de los narcotraficantes, hay que agregar que era demasiado complicada. Casi, casi, había que tomar un curso para entenderla.

10. Bionic woman: Qué manera tan nefasta de aniquilar a un clásico de la televisión de los años setenta como La mujer biónica. Esta nueva versión de A&E traicionó a los personajes originales, pecó de densa, aburrida y negativa. Jamás se debió haber hecho.

9. Platanito show: Algo pasó con Telehit en los últimos 12 meses que dejó de ser un canal musical para chavos para convertirse en un canal de albures para cuarentones. El estreno de Platanito show es una clara demostración de este horror.

8. Noche de estrellas: Pobrecita Yuri, su productor no le supo sacar la chispa que ella siempre ha tenido y la quemó a través de un programa del que se esperó mucho, pero que jamás correspondió a las necesidades audiovisuales del siglo XXI. Qué pena.

7. Véngache pacá: Le juro que hasta hace alguna semanas la tele-revista De poca iba a aparecer en esta lista, pero por increíble que parezca, todavía se pueden hacer cosas peores y Véngache pacá de Azteca 13 se puso peor, infinitamente peor.

6. Amas de casa desesperadas: No sé qué me da más asco, si el dato de que América Latina esté comprando el formato de Desperate housewives para hacerlo a su manera o el patetismo de este refrito armado con toda clase de actores y acentos.

5. A la cachi cachi porra: También en la televisión pública se hacen marranadas y la versión 2008 de este clásico de Canal Once es como para hacer una manifestación afuera de sus estudios. Si querían desaparecer el programa, la hubieran despistado un poco.

4. Central de Abastos: Yo supongo que la Central de Abastos de la Ciudad de México ya tiene demandada a Televisa por esta aberración y si no, pues peor tantito, porque este programa fue una gran falta de respeto para su gente.

3. Tengo todo excepto a ti: Esta telenovela fue tan mala que casi hunde a Azteca 13. Todavía me acuerdo y no puedo creer lo pésima que estaba esa historia y lo pésimos que estaban sus personajes a pesar de ser interpretados por luminarias como Gonzalo Vega.

2. La jugada olímpica: ¿Qué tan terrible no habrá estado la cobertura de Televisa en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 que su aportación más rescatable fue la presencia de un fenómeno de circo apodado El Reporterito?

Con razón al deporte mexicano le va tan mal.

1. El show olímpico: Si en nuestro país existiera la justicia, El show olímpico sería un delito. Le juro que esta mutación televisiva no sólo fue de lo peor del año, ha sido de lo peor que he visto en toda mi vida.

Via: Milenio

Conoce nuestra app en facebook