Grupo Salinas solicitó a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) suspender la licitación 21 de espectro para la frecuencia de 1.7 gigahercios (Ghz) o declarar desiertos al menos dos concursos, por considerar que hay daño patrimonial al Estado mexicano por aproximadamente 4 mil 800 millones de pesos y un claro beneficio al grupo Televisa-Nextel.


El abogado Luis Cervantes Muñiz, en nombre de Portatel del Sureste, empresa de Grupo Salinas, explicó que existen elementos suficientes para que la ASF intervenga de inmediato, debido a que hay evidencias de irregularidades cometidas durante el proceso, el cual no debe prosperar.

Explicó que ayer en la tarde entregó a la ASF una denuncia dirigida a su titular, Juan Manuel Portal Martínez, en la cual se exhiben las presuntas ilegalidades cometidas a lo largo de dicha licitación. Además, apuntó, se solicita el inicio de un procedimiento de revisión de “situaciones excepcionales, en términos de lo dispuesto en el título cuarto de la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación”.

En representación de las empresas de Grupo Salinas que participan en el concurso, el abogado expresó que con esa acción se busca “excitar” a la ASF para que, sin perjuicio del principio de posterioridad que rige su proceder, actúe de inmediato, debido a que “existen daños superiores al equivalente a 100 mil veces al salario mínimo vigente en el Distrito Federal, tal como establece la fracción primera del párrafo quinto del artículo 79 de la Constitución, y los artículos 40, 41 y 42 de la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación”.

Cervantes Muñiz detalló que entre las presuntas irregularidades detectadas hasta el momento destaca que “hubo un bloque de 30 megahercios (Mhz) en el que no hubo postores y otro en el que sólo participaron Televisa-Nextel, porque en esa licitación se establecieron límites absurdos de forma arbitraria, sin fundamentos, por la Comisión Federal de Competencia (CFC)”.

La denuncia del Grupo Salinas también es contra las secretarías de Economía, por ser de quien depende la CFC, y de Comunicaciones y Transportes (SCT), así como de la Cofetel, por considerar que todas están involucradas en la generación de daño patrimonial a la hacienda pública de por lo menos 4 mil 800 millones de pesos.

La actuación de la ASF “debe ser inmediata y con toda energía para evitar un daño enorme, porque es absurdo que Televisa-Nextel paguen sólo 180 millones 300 mil pesos y otros cubran 5 mil millones. No es posible que se regale espectro a Televisa por menos de 200 millones de pesos”. Por ello, abundó, se debe detener la licitación o declararse desiertos por lo menos los concursos uno y 29, en los cuales se han registrado los mayores conflictos.

En el documento entregado al auditor superior la representación legal de Grupo Salinas afirmó que la Cofetel y la CFC incurren en una “simulación con la anuencia y complacencia de la SCT y la SE, en su calidad de superiores jerárquicos de los mismos, cuyo único efecto es causar daño patrimonial a la hacienda pública federal de por lo menos 4 mil 800 millones de pesos”. Además afecta la sana competencia entre los participantes en el sector, por no haber realizado un “verdadero procedimiento de licitación pública”.

Miriam Posada García Vía: La Jornada