La polémica cantante británica Amy Winehouse cancelo sus conciertos previstos esta semana en Turquía y Grecia tras ser abucheada por sus admiradores durante una actuación el sábado por la noche en Belgrado, donde pareció demasiado borracha para poder cantar.

“A pesar de que se siente segura de que quiere cumplir estos compromisos, ha acordado con los promotores de que no puede actuar al máximo de su capacidad y va a regresar a casa”, dijo su portavoz el domingo por la noche.

Agregó que la cantante, de 27 años, quería “pedir disculpas a los fans” que esperaban verla en los festivales Kucuk Ciftlik Park de Estambul y Ejekt de Atenas.

En la capital serbia, la “diva trash del soul”, que supuestamente se ha sometido a varias curas de desintoxicación de drogas y alcohol en los últimos años, sólo logró mascullar algunos pedazos de canciones y abandonó dos veces el escenario durante el concierto al aire libre que reunió a 20.000 aficionados.

Muchos de ellos abandonaron el lugar, calificando la presentación de “escándalo” y de “desastre”.

Durante los 90 minutos de actuación, Winehouse fue abucheada y pitada por gran parte de los presentes -algunos venidos de países vecinos- mientras tropezaba, y sus músicos trataban de calmar los ánimos.

Según la prensa, la cantante terminó hacer dos semanas un nuevo programa de desintoxicación de alcohol en Londres.

Winehouse fue la gran revelación de los Grammy 2008, gracias a su segundo álbum “Back to Black” (2006), que incluía el exitoso tema “Rehab”, pero desde entonces no ha vuelto a grabar y si ha seguido llenando portadas ha sido por cuestiones ajenas a la música. AFP

Conoce nuestra app en facebook