Gran conmoción ha causado en Perú el asesinato de una joven que hace dos meses participó en un programa de televisión y dio a conocer detalles de su vida que no conocian sus padres y su novio.

En el mes de julio, en el programa de televisión “El valor de la verdad“, Ruth Thalía Sayas reveló que no trabajaba en un call center como todos pensaban: en realidad trabajaba como stripper y se llegó a prostituir.

Las anteriores confesiones le valieron llevarse a casa 15 mil soles (4400 euros) de los 25 mil posibles.

La mecánica del programa en cuestión es la siguiente: los concursantes tienen que contestar preguntas comprometedoras sobre su vida, las respuestas de éstas son verificadas previamente por medio de la prueba del polígrafo, y durante la emisión se cuenta con la presencia de los familiares, amigos.

Aquí el video de la participación de Sayas:


La emisión en que participó Ruth Thalía transcurrió como cualquier otra, sin embargo dos meses después de la transmisión del programa, su familia denunció la desaparición y el pasado sábado, su ex pareja confesó que la había asesinado, además de conducir a la policía al lugar donde la había enterrado.

Aún no se sabe con exactitud cuáles fueron las motivaciones de Bryan Romero (ex novio de Ruth) para cometer el delito, la joven comentó en un noticiero matutino que su pareja había dejado de hablarle luego de participar en el programa. Además el padre de la víctima aludió la probable responsabilidad de Romero ya que su hija había recibido llamadas de él, días antes de su desaparición.

Si bien el caso ha causado revuelo por haber sido bastante popular la implicada, lo que más ha alertado a las autoridades peruanas es el incremento en el número de feminicidios: “La única diferencia entre la concursante y las mujeres diariamente asesinadas por sus parejas es que la vieron en televisión”, comentó la periodista Rebeca Hoyos.

No es la primera vez que este tipo de emisiones se vinculan a hechos delictuosos: en 2007 en el programa colombiano “Nada más que la verdad” (con el mismo formato), una mujer declaró que había contratado a un sicario para matar a una ex pareja, lo que generó que la emisión fuera cancelada por las críticas recibidas.

Afortunadamente en México este tipo de programas son actuados.