Los fans de los Beatles pueden por fin cruzar las famosas verjas rojas de Strawberry Field, el orfelinato de Liverpool donde John Lennon solía jugar de niño y que inspiró una de sus canciones más famosas. Ahora está abierto al público.

El sitio era un jardín en torno a un orfelinato administrado por el Ejército de Salvación. Se hizo famoso debido a los lazos con John Lennon, quien saltaba el muro desde el jardín trasero de su tía y venía a jugar con los niños, explica Allister Versfeld, responsable del Ejército de Salvación.


Unos 60 mil fans acuden cada año a ese lugar para tomarse fotografías frente a las famosas verjas rojas, pero hasta ahora no se les había permitido entrar. Ahora las puertas están bien abiertas. Es una oportunidad única para que se venga a explorar el jardín y se disfrute de lo que para Lennon era como una especie de santuario, donde encontraba la paz y la calma, explica.

Estas sensaciones quedaron reflejadas para siempre en aquella canción psicodélica de 1967 con una letra misteriosa: Déjame llevarte porque voy a Strawberry Fields; nada es real, no hay preocupaciones, Strawberry Fields para siempre…

Según Versfeld, la canción describe un espacio que él descubrió y un lugar que él apreciaba, y que contribuyó a forjar su personalidad.

AFP