El servicio de mensajería instantánea más utilizado del mundo, el MSN Messenger, cumple este miércoles una década de vida, en la cual ha cambiado la forma de comunicarse de millones de personas y originado desde adictos hasta detractores.

El 22 de julio de 1999, el gigante informático Microsoft lanzó este programa que para muchos se transformó en una nueva manera de estar en contacto con amigos, colegas, familiares y, también, absolutos desconocidos.



El Messenger es utilizado actualmente por millones de personas, muchas de las cuales han dejado de usar el teléfono para comunicarse y prefieren esta otra vía, gratuita y en la cual cada uno pregunta y responde cuando desee.

Su antecesor fue el hoy casi olvidado ICQ, el primer programa de mensajes instantáneos que fue utilizado de forma masiva y mundial.

Muchos han conocido a sus parejas, o empezado a salir con ellas, gracias al chat. Otras se han disuelto por esa vía y alguna ventana dejada abierta y vista por la persona equivocada ha generado más de un escándalo.

El Messenger también ha suscitado fenómenos curiosos, como el cura que atiende a su congregación a través del Messenger o los psicólogos que tratan a sus pacientes por chat.

Rápido crecimiento

En un principio, las alternativas para comunicarse por Messenger se reducían a texto y unos cuantos emoticonos (símbolos gráficos de gestos).

Después de los dos primeros meses del lanzamiento, el programa ya tenía 2,5 millones de usuarios. Seis meses después ascendieron a 4,5 millones de usuarios al mes y, al año, ya eran 18 millones.

Hoy tiene 323 millones de usuarios en todo el mundo.

En 2001 permitió formar grupos de contacto, lo que se tradujo en conversaciones simultáneas y añadió el soporte de voz.

Estados Unidos es el país con mayor cantidad de usuarios, seguido por Turquía, Brasil y México.

Según Microsoft, 140 millones de personas se conectan cada día y envían 8.600 millones de mensajes diarios a través de 1.600 millones de sesiones activadas.

Si los mensajes de estas sesiones diarias se pusieran en soporte físico y uno de detrás de otro, medirían 470.000 kilómetros frente a los 405.000 que hay de distancia entre la Tierra y la Luna.

Siguiendo este tipo de cálculos, la empresa señala que si los usuarios del Messenger formaran un país, sería el tercero más poblado en el mundo, después de China e India y por arriba de Estados Unidos.

Via: BBC